Las Garantías Indiviudales

Se trata del conjunto de derechos básicos que tenemos todos los que nos encontramos en el territorio mexicano, contenidos en el Título Primero de la Constitución. A este listado de derechos se le conoce como Garantías Individuales porque el Estado está obligado a crear los órganos, instrumentos, procedimientos, políticas o recursos para garantizar a toda persona su libre ejercicio.

Las Garantías más importantes establecidas en la Constitución

  1. La Seguridad. El fin más importante de un Estado es garantizar la seguridad en 5 aspectos esenciales: la vida, la integridad física, el patrimonio, los derechos esenciales y la seguridad jurídica frente al poder del Estado.
  2. La Equidad. El Estado debe asegurarse de que todas las mexicanas y mexicanos tenemos los mismos derechos, frente al Estado y en las relaciones entre ciudadanos.
  3. La Educación. El Estado está obligado a crear, sostener y administrar un sistema de educación pública que brinde un servicio gratuito y de calidad, a todo el que los solicite, en los niveles básico, medio y media superior.
  4. La Salud. La Constitución establece la obligación del Estado de contar con un sistema que se ocupe de la protección de la salud de la población.
  5. La libertad de profesión. El Estado debe garantizar que todo mexicano pueda dedicarse a cualquier profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos.
  6. La libertad de expresión. El Estado debe garantizar que la manifestación de las ideas no sea objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, salvo en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público.
  7. El Acceso a la información. El Estado debe garantizar que toda persona tenga derecho al libre acceso a información plural y oportuna, así como a buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole por cualquier medio de expresión.
  8. La libertad de imprenta. El Estado debe garantizar que no sea violada la libertad de difundir opiniones, información e ideas, a través de cualquier medio. No se puede restringir este derecho por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares, de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios y tecnologías de la información y comunicación encaminados a impedir la transmisión y circulación de ideas y opiniones.
  9. La Libertad de asociación. El Estado debe garantizar que no se podrá coarte el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier objeto lícito.
  10. La libertad de movimiento. El Estado debe garantizar que toda persona pueda ejercer su derecho a entrar en la República, salir de ella, viajar por su territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvoconducto u otros requisitos semejantes.
  11. La garantía de audiencia. El Estado debe garantizar que nadie sea privado de la libertad o de sus propiedades, posesiones o derechos, sino mediante juicio seguido ante los tribunales previamente establecidos, en el que se cumplan las formalidades esenciales del procedimiento y conforme a las Leyes expedidas con anterioridad al hecho.
  12. Las garantías de seguridad jurídica. Se trata de un conjunto de derechos conocidos como formalidades esenciales del procedimiento, que son centrales en el ejercicio de la garantía de audiencia y que nos protegen del abuso de poder.
  13. La garantía de legalidad. El Estado debe garantizar que nadie sea molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento.
  14. La garantía de justicia. El Estado debe garantizar que toda persona tenga derecho a que se le administre justicia por tribunales que estarán expeditos para impartirla en los plazos y términos que fijen las leyes, emitiendo sus resoluciones de manera pronta, completa e imparcial. Su servicio será gratuito, quedando, en consecuencia, prohibidas las costas judiciales.
  15. La libertad de creencias. El Estado debe garantizar que toda persona tenga derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley.