La Constitución

Es la norma suprema que establece 3 cosas esenciales: las funciones y facultades básicas de los órganos más importantes del Estado, los procedimientos a través de los cuales pueden ejercer esas facultades de manera que sus decisiones sean válidas, y los límites mínimos y máximos de esas decisiones, que son las garantías individuales de las personas. Así, la Constitución es el parámetro máximo para definir qué pueden decidir los distintos órganos del Estado, cómo pueden tomar esas decisiones y cuáles son los límites de su autoridad, establecidos por los derechos básicos de las personas.